jueves, 13 de abril de 2017

Amor de piel sagrada


Gladys Guevara
Abril 2017

Amor de piel sagrada

Yo habito un territorio de piel sagrada,
en donde el amor es conquista.
Dominio y pérdida.
Un lugar de nervios aferentes
de puro goce sensitivo,
múltiple en cada batalla.
Triunfo y rendición.

Yo habito un territorio de piel sagrada,
que se inunda de cántaros de agua:
Semen de ciruelas
Fluidos
Y ya no sé si es su piel o la mía,
La que exuda
La que tiembla.
Se conmueve
Y  se ovilla entre sábanas.
                       
                Biorritmo

Amanecí trenzando dolores viejos
entre mis cabellos encanecidos,
y juntando mis muslos y los tuyos
enfebrecida de labios,
sedienta de tu boca.
Pero tú no estás.
Duermes.
Y ya yo no sé cómo apagarme
Derretirme sola.
Sucumbir
Para dejar que sueñes.
Por fin.
                
                    Mi viejo esqueleto

Húmeda
Hambrienta
resbalo por tus espacios
a puro sabor de ciruelas
Y te veo:
embriagado
extasiado de piel y labios
cantando una canción sobre mi cuerpo.
                                                                                         
                                                                                                       Mi otra piel, de nuevo...

Al borde del deseo,
y nos escuchan.
No gimo.
Inmóvil sobre ti.
Despacio, sí, despacio.
Ya casi llego.
Afuera llueve y la ciudad insomne
enmudece dentro de mí,
en una explosión de caricias.

                 Redimida

No apagues la luz
que quiero verte
hurgando feliz en mis oquedades
Bello y feroz,
contendor del placer,
no te detengas.
Sólo un testimonio de tu piel
Sólo uno no más,
y estoy a salvo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario